lunes, noviembre 15, 2010

Un homenaje a Andalucía.

En este anuncio se recoge la idiosincrasia andaluza sin caer en los tópicos de siempre: sol, playa, farolillos, flamenco… ojala le lleguen al señor Joan Puigcercós, que con sus declaraciones sobre los andaluces y Andalucía solo viene a demostrar que sigue "totalmente sumergido en la ignorancia" y en la "mentira gratuita".

Juan Lucas.


viernes, noviembre 05, 2010

Carta de Santiago Sierra.

Hoy, quiero dejaros la carta enviada por el artista Santiago Sierra a la ministra de cultura de España Sra González-Sinde. Me parece que demuestra con este escrito lo que de verdad está ocurriendo en este mundo totalmente globalizado: la falta de respeto y la sin razón que nos gobierna, desde aquí quiero manifestarle la gran satisfacción que me produce su actitud que viene a demostrar que es un hombre de principios, de los pocos que aún no se han vendido.
Felicitaciones pues Sr. Santiago Sierra por su leal y valiente actitud.

Juan Lucas.
Madrid, Brumaire 2010


Estimada señora González-Sinde,


Agradezco mucho a los profesionales del arte que me recordasen y evaluasen en el modo en que lo han hecho. No obstante, y según mi opinión, los premios se conceden a quien ha realizado un servicio, como por ejemplo a un empleado del mes.

Es mi deseo manifestar en este momento que el arte me ha otorgado una libertad a la que no estoy dispuesto a renunciar. Consecuentemente, mi sentido común me obliga a rechazar este premio. Este premio instrumentaliza en beneficio del estado el prestigio del premiado. Un estado que pide a gritos legitimación ante un desacato sobre el mandato de trabajar por el bien común sin importar qué partido ocupe el puesto. Un estado que participa en guerras dementes alineado con un imperio criminal. Un estado que dona alegremente el dinero común a la banca. Un estado empeñado en el desmontaje del estado de bienestar en beneficio de una minoría internacional y local.

El estado no somos todos. El estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. No señores, No, Global Tour.


¡Salud y libertad!


Santiago Sierra

lunes, noviembre 01, 2010

Cerrado por defunción.

¡Hola!
Me llamo... a lo mejor tengo tu mismo nombre y tu misma edad, por eso voy a hacerte un relato de mi vida, luego de que la leas, si encuentras algún parecido a tu existencia con la mía, solo te propongo que reflexiones un poco.
Empezemos por aquella fecha en la que tan solo tenía un año y medio de edad, aunque no sabía aún que significa eso de la edad. Lo que sabía es que sentía como si algo terrible ocurriera en mi corta existencia, cada vez que se me caía el sonajero, o, cuando entre las sábanas se me perdía mi osito de peluche. Era tal mi desesperación que lloraba y gritaba fuerte, muy fuerte para que mis padres me oyeran y acudieran en mi auxilio. ¡Qué angustia! Esos sí son problemas delicados.

¡Hola!
Soy el mismo de antes, tengo siete años, me gusta jugar fútbol. El mes pasado saqué un 10 en matemáticas y adivinen que me compraron: una pelota profesional. Yo por aquel entonces era el niño más feliz del mundo. Todo era felicidad hasta hoy, porque mi pelota se rompió y mi madre me dijo que no va a volver a comprarme otra porque no sé cuidarlas.
¡Qué angustia! Esos sí son problemas complicados.

Hola !Qué tal ! Ya cumplí 14 años... alguna vez se han puesto a pensar ¿quien eres tu? ¿porqué nací aquí? ¿qué será de mi futuro? ¿Porqué soy yo y no tú?. En realidad me doy cuenta que con tantas cosas en qué pensar, la vida se va haciendo más difícil y de que francamente es imposible descifrar los enigmas de la vida. ¡
Qué angustia!. Estos si son problemas complicados.

¡Hola! ¿Cómo estás? Voy cumplir la gloriosa edad... 18 años. ¡Ya soy mayor de edad!
Suspendí cuatro asignaturas y creo que estoy perdido. Soy un fracaso, no sirvo para nada. No quiero pensar en esa mirada de mi padre al ver mis calificaciones. Sus ojos van a parecer los de un león furioso. Y eso no es todo: creo que lo que me tiene peor, es esa chica que conocí hace un tiempo. Creo que estoy enamorado de ella, pero ni me mira. No sé que hacer, no sé que decir, no sé como actuar. Esta vida no vale nada ¡cómo me gustaría ser niño otra vez, volver a tener esa edad en que uno no tiene problemas!
¡Qué angustia! esos sí son problemas complicados.

Buenas tardes, soy el doctor... el lugar donde trabajo no me paga lo que en realidad me merezco. He estudiado toda una vida ¿Y esto es loque recibo? ¡No es posible! Con esta crisis que nos ahoga a todos y con este gobierno corrupto que tenemos, me estoy hundiendo en la desesperanza. Ya no soy tan feliz como cuando era adolescente; entonces no tenía preocupaciones, no tenía responsabilidades. ¿Qué problemas podía tener? Tenía casa, comida, ropa, todo resuelto. Mi única obligación era estudiar, les diré una cosa: prepárense para el futuro porque está lleno de problemas complicados. ¡Qué angustia!

Mucho gusto, soy el doctor especialista en neurocirugía del hospital...
Soy padre de familia. No es fácil serlo, aunque de mis hijos no me puedo quejar. A la que no soporto es a mi esposa. No es la misma que conocí hace 18 años. ¡Bendita edad! Se construyen castillos en el aire, se sueña con ser millonario, famoso, o con triunfar en una carrera profesional. Ahora todo es diferente; la vida es más dura de lo que parece en realidad y estoy sintiendo una gran angustia al no poder hacer nada por cambiarla. Definitivamente, estos sí son problemas complicados.
Buenas noches...
¡Ya soy abuelo! Mi nieto se llama... , como yo. Gracias a Dios nació saludable. ¡Qué suerte tendría si pudiera disfrutarlo con salud! Si yo la tuviera, sería el hombre más feliz del mundo, haría tantas cosas que no puedo hacer... Caminaría por el parque de la mano de esa bendita mujer que tengo hace más de 40 años, jugaría con mi nieto a la pelota, viajaría de vez en cuando con el dinero que logré reunir y que ahora se me va en medicinas. ¡Qué lástima que la vida sea tan angustiosa y yo esté lleno de problemas!
¿Qué pasa?... No sé donde estoy.... Sólo veo una luz, el resto es obscuridad. Hace un tiempo dejé de vivir, pero sigo existiendo. Tarde me di cuenta de que la vida es más sencilla de lo que parece, de que en realidad estuve muerto en vida, quejándome de todo, sintiendo que la vida era sufrimiento. No entiendo porque me preocupaba por un sonajero o por una pelota rota. ¡Qué importaba que suspendiera tres o cuatro asignaturas o todas! ¿Por qué le tenía miedo a esa chica que llegó a ser mi esposa y que sólo de viejo supe valorar? ¿A quién diablos le importa el costo de la vida o el gobierno? ¿Por qué me preocupaba tanto por mi salud cuando en realidad podía haber disfrutado de muchas cosas de todos modos?
Lo más importante era que estaba vivo, tenía sueños y esperanzas. Yo mismo me impuse el peor castigo: No vivir la vida. Tarde me di cuenta de que en realidad no existen los problemas complicados; tarde me di cuenta de que el secreto de una vida plena es vivir intensamente cada momento; tarde me di cuenta de que el secreto es aprovechar cada día y ser feliz con lo que se tiene.

Juan Lucas.