jueves, junio 28, 2007

Martirio IV

Amigo mío:
¿ Cómo estás?
Desearía tanto poder oír tu respuesta, escucharte, que me dijeras que estás bien.
Quimera tan solo es el pensarlo, pues para mi desgracia desde que saliste de mi vida, desde que sin levantar la cabeza te alejaste del cortijo dejándome en él con la sola compañía de tu ausencia, no he vuelto a saber nada de ti, ni tan siquiera sé en que inhospito lugar de la sierra te puedas encontrar. Tal vez te sorprenda recibir ahora esta carta, te ruego perdones pues mi atrevimiento al enviartela. Posiblemente incluso mi nombre ya no te diga nada, quizás incluso al leerla no te acuerdes ya de mí.
Pero amigo mío, aunque intuyo que ya para siempre salí de tu vida, quisiera antes de desaparecer para siempre incluso de tu mente supieras que, jamás por muchos años que transcurran podré olvidar que contigo compartí toda mi niñez, que crecimos a la misma vez; que a pesar del tiempo pasado y de la lejanía que nos separa ahora, tu presencia me sigue envolviendo, me rodea, me acaricia. Amado mío, nunca olvidaré como aquel chiquillo me protegía de los demás, como a pesar de tener mi misma edad me tomaba en brazos con ternura, con miedo a poder hacerme daño para de este modo cruzar el río por las piedras llenas de musgo e impedir de este modo que Martirio, la señorita de la hacienda, pudiera caer al agua y mancharse de este modo, su bonito vestido. Recordaré mientras viva, como mientras tus brazos me acunaban, tu voz de niño endurecida por el duro trabajo y la indeferencia de los que te rodeaban susurraba en voz baja, como para que nadie pudiera oírte:

"Martirio, lucharé por tener algo mío y ese algo, ten presente que si es mío será de los dos"

Juan, mi vida la conoces casi como yo. siempre te encontré en los momentos duros y en la soledad que sabías sentía a pesar de estar rodeada siempre de gente, en esa soledad sentía tu compañía ayudándome, sí , ayudándome... Fuiste en un principio para mí como un hermano en la adversidad, siempre te encontré cuando te necesitaba, siempre te encontré sin que pidieras nada a cambio, llenaste mi vida y... luego te vi partir sin decirme adiós y hoy, amado mío, hoy que tantas ganas tengo de ti, hoy que ya seré olvido en tu corazón, hoy que sé que te perdí, hoy que busco el sonido de tu voz en mis noches oscuras y frías, hoy que me gustaría sentirme mujer solamente contigo, quiero que sepas que comprendo el porque huiste, aunque no comprenderé el porque antes de hacerlo no me hablaste, no me dijiste de tus sentimientos.
¿Temías que me avergonzaría de ti si me hablabas de tu amor?
¿Qué la señorita Martirio al saber de que la amistad que sentías hacia ella se había convertido con el paso del tiempo en un intenso y fuerte amor te iba a despreciar por ser de humilde condición?
No, no lo habría hecho Juan, y si hubiera sabido que disimulabas hasta enloquecer ese cariño, que lo disfrazabas delante de la gente vistiéndole de indiferencia, si me hubieses hablado en vez de huir, yo te habría escuchado, no me habría reido al oirte, y aunque hoy quizá ya lejano de mí tengas un camino diferente al mío, amado mío, antes de que la vida se me escape de las manos, no puedo dejar pasar la ocasión de decirte sin miedo que no me da vergüenza saber que me amabas, que deseaba estar contigo hablarte de mi intimidad, sentir el roce de tu piel sobre mi piel y, aunque el que sepas esto pueda significar el perder quizás lo único que ya sientas por mí: Amistad, no temo decirlo, gritarlo para que todos los sepan...

Las lágrimas rodaban por las mejillas de Juan. De un salto y a pesar de que aún quedaba parte de la carta por leer abandonó la choza a pesar de que la lluvia y el intenso frío de la noche amenazaban con tragarse a todo ser que no tuviera un lugar donde guarecerse.
Desapareció por entre aquella maleza que tan bien el conocía.
Corrí tras él, le llamé, le grité que volviese, inútil fue mi llamada, la oscuridad de la noche lo envolvía todo y el haber salido a buscarle sin conocer como él conocía aquellos lugares hubiese supuesto de seguro mi muerte.
Regresé de nuevo a la choza y me senté junto al hogar, allí, en el suelo, arrugada y con algunas letras borradas por las lágrimas que el montaraz yegüero había derramado mientras la leía quedaba la carta de Martirio, carta que sin saber aún porque tomé entre mis manos con el proposito de releer y averiguar el final de lo que decía...

Juan Lucas.

lunes, junio 25, 2007

Martirio III

Y así, va transcurriendo el tiempo, y así, van pasando los días, y así, por estos motivos que antes os conté, el montaraz yegüero vive solo entre animales, ocultándose entre las malezas.
Y es por esto, que me encuentro ahora en esta triste y oscura choza tomando un amargo café junto a Juan contemplando como el amor o más bien dicho el desamor ha logrado transforma a dos seres antaño felices, alegres, bellos, en seres grotescos, rudos, montaraces, salvajes, más parecido a animales que a seres humanos.
¡Qué lejanos parecen encontrarse de ellos aquellos alegres y felices días!
Recuerdo a Juan antes de que se perdiese entre estas montañas como un apuesto galán moreno de pelo ensortijado y ojos de carbones encendidos. Envidia despertaba entre los ricos y poderosos terratenientes que por aquel lugar habitaban. Envidia que no solo provenía de su especial habilidad para manejar a los potros y yeguas del cortijo, sino también, porque a pesar de su humilde condición era deseado por más de una de las ricas y extravagantes señoras dueñas de haciendas y riquezas. Señoras sedientas de abrazos, de besos, de pasión. Pasión y deseos que les hacía sentir el cuerpo de Juan cuando las rozaba sin percatarse al ofrecerles las ricas viandas y las dulces bebidas que los sirvientes del cortijo habían preparado para los invitados.
Y recuerdo a Martirio, como una hermosa chiquilla de pelo negro, de cuerpo entallado de carita morena, que hacia que hombres en edad de casarse y también algún que otro ya casado, la deseara con pasión ardiente, con frenesí desbordado, la recuerdo, cantando en las hermosas noches de verano con su bella voz, convirtiendo a las "serranas", "granainas" y "fandagos" en algo más que en canciones, pues al cantarlas Martirio, estas revoloteaban al igual que un jilguero revoletea entre las flores haciendo que los hombres que la oían bebieran los vientos por tan hermosa mujer, despertando aún más esas ansias de amores que su sola precencia despertaba en ellos.
Así los recuerdo, pero ahora, aquel apuesto joven se ha convertido en un autentico salvaje, en un demonio, en un ser que parece no tener alma, que solo transpira maldad y odio.
Martirio sigue bella, sigue guardando esa presencia encantadora, esa lozanía que parece le sigue conservando joven y fresca como la chiquilla de hace ya algunos años, aunque de su rostro desapareció ese hermoso resplandor que deslumbraba a los que la miraban, para dar paso a la sin color, y ya, no canta serranas, fandangos y granainas en las largas noches de verano. En su rostro, en su hermoso y bello rostro está dibujado el dolor, el desencanto.
Sus ojos que eran fuentes de alegrías no hace muchos años, ahora riegan los hierros de su balcón donde dejaron de florecer los rosales y clavellinas, de sus labios ardientes, sensuales, voluptuosos y deseados, bordadores antaño de bellas melodias ahora tan solo brota una triste y trabajosa copla que hace que la gente del lugar se desvivan por saber quien fue el hombre que cambio el sino de tan bella mujer, que la hizo convertirse en potro de celos, en dolor desbocado que se abre camino entre sus venas.
Y yo, espectador de este triste acto en que se ha convertido la vida de estos amantes, me encuentro en este perdido lugar entregando una misiva que para él escribió Martirio, que no sé si acabará dando la muerte o la vida a este noble montaraz, a este yegüero que temblando al igual que una hoja ante las primera embestida de los vientos humedos de otoño, duda entre abrir o no abrir dicha carta.

Juan Lucas.

jueves, junio 21, 2007

Martirio II

Fue en este cortijo que en la llanura humea, donde el oscuro habitante de la sierra pasó sus años más felices. Donde habita una mozuela que hace envidiar a las flores. Hija es del rico, del poderoso amo de estas productivas y bastas tierras que la vista no alcanza a cubrir.
Allí, en la hacienda, como dos hermanos criarónse él y ella. Los días pasaban jugando con las cabras, corriendo tras las yeguas, cazando mariposas en la linde del río entre olores a adelfas y juncales verdes, buscando bichitos en la era...
Y pasaron los años sin sentirlos, y vivieron cosecha tras cosecha. Y, al mirarla el montaraz yegüero una mañana, se puso colorada la zagala; y al pobre montaraz desde aquel día se le nubló del todo la existencia.
Y una tarde de invierno muy triste, una tarde de invierno muy fría, la hermosa Martirio, se encontro el yegüero que a la sierra iba con el rostro pálido, la frente encendida, sin cantar como antes cantaba, sin reír como antes reía; y oyó como en voz alta decía juntados sus manos y deshaciéndose en lágrimas vivas:
- Se acabo mi gozo, se acabo mi dicha se ha llevado la vida el amor que conmigo en la tierra vivía, y sin ella ¡qué triste, que sola, que amarga es la vida!
Y, mientras a la montaña subía, sin volver a mirarla por no volver a llorar, clavándose las uñas para no llamarla, Juan, entendió sus prisas, las ganas de tenerla antes del dormitorio, la insaciable ansiedad encarnada en su piel y su saliva.
Por eso este hombre lleno de vida y fuerza suspira como un niño y de la choza en su rincón se quedá.
Y no quiere dejar su cabaña negra y buscar del cortijo la algazara. Es por esto que cuando se pone el sol, cierra los ojos intentando sentir algo, pero no siente nada. Es por esto que cada día, cuando amanece, mira el cielo buscando esos sentimientos que tanto añora, que tanto desea, pero el desengaño le embriaga y aún pensando en ella, no consigue pensar en nada. Y levanta la cabeza y respira hondo y echar a volar quisiera aunque alas no tenga, es por esto por lo que en la sierra se refugia acompañado tan solo de potros y yeguas, más ni así, en está lejanía, en este inhospito lugar olvidar puede el brillo de sus ojos, la ausencia de su amor que le envenena y, quisiera llorar pero no puede, y quisiera gritar pero se calla.
Luchando contra el dolor, el dolor del alma vive. Y busca un suspiro, una palabra de ella que haga cesar su ahogo, que le embriague, que le haga soñarla y le quite el dolor y le aleje la pena....
¿Entienden ahora por qué huye el montaraz yegüero?
¿Por qué vive en esta choza?
¿Por qué le tiemblan al andar sus pasos cuando a la hacienda vuelve al acabarse de la sierra el pasto?
¿Por qué no quiere abandonar la muerte si es tan grata la vida allá en el llano?
Porqué siente la furia del ridículo encendiéndole, porque adivina que el final de su amor se le ha clavado en las pupilas y la vida, la vida le penetra como regalada por una sonda fría, porque sabe que no puede mirarla sin estar llorando.
Porqué ahora sabe que ha de verla de nuevo, y sabe que el amor que ahora le tiene no es sencilla amistad como antes era, sino un amor más vivo que el corazón le quema. Y él cree que una hermosa, magnifica princesa no puede amar así a pobre, oscuro retoño de la sierra.

Juan Lucas.

martes, junio 19, 2007

Thinking Blogger award.

Mis queridas amigas Calma http://calma-concalma.blogspot.com/ e Irma http://arimtienezafirosypiedrasenelzapato.blogspot.com/ han tenido la gentiliza, la delicadeza de otorgarme algo maravilloso, por supuesto para mí es el mayor de los galardones que me pudiesen conceder, el mejor de los premios:
Su cariño y amistad.
Aunque yo, le seguiré llamando como Irma lo llama en su página (Thinking Blogger award) para así seguir digamos las reglas establecidas.
No tengo palabras para agradecerles, para decirles gracias por esta deferencia hacia este mi blog.
Gracias de todo corazón amigas mías por esta muestra de cariño y amistad, que ya desde hoy será el trofeo más querido y preciado que pueda poseer, pues vino otogardo por quizás los más bellos sentimientos, los mencionados más arriba.

Ahora, yo debo hacer lo mismo con otros cinco blogs, la verdad es que díficil situación es esta. Pero siguiendo el reglamento lo haré, no sin antes dar las gracias a todos y cada uno de los blogs que leo y visito cada vez que mi cada vez más escaso tiempo me lo permite.
Y como tan solo podré citar cinco páginas, antes de ello deciros amigas mías, que por supuesto todas tenéis mi cariño y amistad siempre.
No soy ni seré nunca un adulador, nunca... ni deseo ser reiterativo, volver a insistir una vez y otra en la misma idea, más el hecho de tener que dar mi voto, ese premio a cinco blogs, me da la oportunidad de deciros de nuevo que vuestra amistad, vuestro cariño, vuestro calor, vuestro apoyo... ha sido algo magnífico que ha acontecido en mi vida.
Y aunque no vayáis a lograr que del mundo desapezcan el hambre, las guerras, las injusticias, las religiones, los políticos y otras cientos y cientos de cosas que a todos/as no hacen sentir mal, la verdad es que este mundo sería mejor, de eso no tengo dudas, si se cogiesen las ideas y los pensamientos que aparecen en vuestras páginas, en vuestos blogs, porque aunque a veces la vida, nuestras circunstancias, el lugar donde vivimos nos parezca un lugar horrendo, imposible agobiante y afixiante, leyendo esas páginas, sus páginas, descubro que el mundo, el mundo que pertenece a toda la humanidad sigue siendo un lugar bello para vivir, que mientras quede la caricia de un amigo, la sonrisa de un bebé, el beso apasionado de un amante a su amor, personas como vosotros/as, el día, la vida puede cambiase, que se puede pasar de la melancolía a la alegría en un breve momento, pues en ese mundo, en esas páginas vuestras, se puede hallar en quien confiar, a quien amar, a quien desear...
Amigas, un abrazo, besos mil, y un ruego, una súplica, sigan escribiendo, sigan no lo dejen porque mientras estén ahí quedará la esperanza de mejorar esta vida, esta sociedad, este mundo.
Y ahora paso a nombrar esos blogs, mi fallo es el siguiente:





Reside en Buenos Aires. Argentina.
Autodidacta y mujer, como ya dije un día, de elevada creencia, noble el ideal y clara conciencia





Elegante mujer de rojo. Muñeca siempre presta a darte ese abrazo, esa sonrisa que te haga ver el día de su color favorito ya antes mencionado.




"Sólo basta una mirada para recomenzar. Sólo necesito alzar la cabeza para que el mundo aparezca ante mis ojos y me llene el corazón"...
"No podría decir quien soy… y así me gusta:
Estoy aquí, estoy libre.




Lugar: Sevilla, Andalucia,
"Pequeñas historias con rimas o en prosa, con principio definido, entramado romántico y, feliz o desdichada conclusión. Historias que, puede vivir, soñar, sentir, gozar o sufrir cualquiera que, crea en el poder del amor, y si me apuras –porque lo considero más pasional, si cabe - a todos los que, alguna vez en su vida, por un callejón oscuro, se dieron de bruces contra el desamor… "



Dinia http://huetares.blogspot.com/
"Nací en la zona rural de la capital y me considero parte de esta nueva generación, tribu huetar sin memoria que camina todos los días como las hormigas sin darse cuenta de lo que pasa fuera de su pequeño hormiguero... Todas las curiosidades, verdades y mentiras de las que me entere, espero compartirlas con los posibles lectores de mi bitácora".

El logotipo del premio lo cogí prestado de la casa de Irma. Gracias y un beso por dejármelos usar.
Juan Lucas.

viernes, junio 15, 2007

Martírio.

Mujer que ama la poesía
es más ángel que mujer.

La historia que ahora comienzo ocurrió hace algún tiempo en un recóndito rincón de la áspera montaña que domina el valle donde vivo.
Aquí, entre bosques frondosos y caudolosos ríos, aún se cría el jabalí forzudo y yo, amante como soy de la caza me adentro de vez en cuando en estos perdidos parajes donde el perseguido y siempre vilipendiado ladrón de los rebaños vive aún sin temor al supremo cazador que le ha ido arrinconando cada vez a reinos más y más lejanos y, ahí de aquel que ose adentrarse en sus dominios, pues sin saberlo entrará en un reino donde impera el dolor, el terror, el miedo...
Dueño de la noche también es el misterioso, el tenebroso búho, que mira a todo el que se mueve con sus enormes ojos y, avisa con su canto del peligro que acecha al descuidado caminante que se atrevió a pisar este lugar.
Más no todo es oscuro y tenebroso del sitio que les habló. Pues si por caminos más despejados que por donde yo camino van, podrán escuchar en los espinos de los senderos los trinos de los jilgueros volando por encima de los trigos salvajes, y las alondras rimar para los enamorados sus madrigales y, observar a la tórtola, amante que canta y pena de luto, llenar los olivares, y al maestro de los pájaros cantores, el ruiseñor, hilar sus trovas entre las flores, y cantar al arroyo, que ama a la fuente; y oír los versos de espumas del entregado y fiel torrente que cae en brazos del amado abismo que le da la muerte, y en el concierto de los amores dicen lo mismo con su aroma las castas flores. Y una cabaña solitaria también encontraréis que es resto, nada más, de otra que hubo y donde empieza la historia que les pienso narrar.
En esta choza de leña seca y de pintado musgo, donde parece que se ha muerto la vida y se ha dormido el alentar del mundo, donde la suave brisa que en otros lugares modula canciones hermosas y naturales, se quiebra, se rompe, olvidándose, de la frescura y naturales armonías que con ella trae, en esta choza donde impera el llanto como pan de cada día, de donde se fue el amor dejando un hueco, aquí; habita un brioso anacoreta mudo, corpulento que tiene por compañía una manada inquieta de yeguas y mulos y un poderoso mastín de ojos de fuego y dientes puntiagudos que vigila y acompaña bravo y fiel a su amo y compañero que le observa desde el solitario rincón oscuro.
Gastada tiene de sufrir el alma, nublada tiene de llorar la vista este hombre robusto, mocetón broncíneo que rompe las rocas cuando anda y conmueve el espacio cuando canta.
¿Por qué suspira el montaraz yegüero?
¿Por qué le tiemblan al andar sus pasos cuando a la hacienda vuelve al acabarse de la sierra el pasto?
¿Por qué no quiere abandonar la sombra para buscar los resplandores claros?
¿Por qué no quiere abandonar la muerte si es tan grata la vida allá en el llano?
¡ Por dios, no id a decirselo!
¡ Por dios, no preguntádselo!
No pongáis vuestros dedos en la herida que aún no ha cicatrizado.
No recordarle que no lejos de su rústica cabaña, donde se rompe la montaña por un lado llano, clarea entre el ramaje verde un cortijuelo blanco. No recordarle que allí la vida derramó fecunda todo su ser con dadivosa mano, que allí la luz y los colores emborrachan el espacio, que fue allá donde el placer edificó su templo; y el amor envevenó sus dardos.
Juan Lucas.

miércoles, junio 13, 2007

¿Te rindes? ( Respuestas)

Ministerio de Educación.

ESTUDIO SOBRE LA INTELIGENCIA.

NIVEL 20

Tiempo un minuto.


1. Continúe esta secuencia lógica. 25 puntos.

L M M _ _ _ _ _ _ L M M J V S D ------ lunes martes miércoles jueves viernes sábado domingo


2. Corrija esta fórmula utilizando un solo trazo: 25 puntos.

5 + 5 + 5 = 550 ---- 5 _ 5 + 5 = 550 (añadan un trazo al primer signo + en la parte superior izquierda y obtendremos: 545 + 5 = 550)



3. Por favor, escriba cualquier cosa: 25 puntos.


CUALQUIER COSA.



4. Dibuje un rectángulo con tres líneas. 25 puntos.



(Dentro del rectángulo dibujamos las tres líneas pedidas)


Y como lo prometido es deuda acá tienen las respuestas a este test de inteligencia.
¿Os rendísteis?
Hazte el loco /a, y no le digas a nadie que has fallado este test tan sencillo.
Espero de corazón con esta broma haber arrancado al menos un esbozo de sonrisa, haber desterrado aunque tan solo sea por un momento alguna que otra preocupación que tuvisien en ese momento. Deseo amigos/as que ese minuto que se pedía para realizar el test, haya sido, como me ocurrió a mí al recibir el e-mail y comprobar más tardes las respuestas (yo no acerté ni una), un minuto feliz.
Ahora si lo creen conveniente envíenlos a sus amistades para robarle un minuto a la tristeza y la melancolia.
Ah.... y para que ellos también se evaluen y no se la den de listos.
BESOTES.
Juan Lucas.

martes, junio 12, 2007

¿Te rindes?

Permítanme adjuntar, y digo bien adjuntar, un test de inteligencia que ha llegado a mí a través de un correo electrónico, de un e-mail.
Lo voy a copiar literalmente tal y como yo le recibí, sin añadir ni quitar una coma.
En primer lugar decirles que disponen de un minuto, un solo minuto para responder a las cuatro preguntas o cuestiones que se les propone.
Las respuestas a dichas preguntas, no las recibirán hasta mañana, claro está. El motivo está claro, no todos podrán leerlo al mismo tiempo, a la misma vez debido a la distancia que hay de un lugar a otro.
Sin más dilaciones quiero darles los mismos consejos que me dieron a mí, antes de comenzar a hacer dicho test:

- ¡NO TENGA PRISAS... PIENSE QUE AÚN TIENE TIEMPO, TODO UN MINUTO!

- POR FAVOR, NO MIRE EL TEST DEL COMPAÑERO, ESTE CUESTIONARIO ES PERSONAL, CONFIE EN USTED MISMO, USTED LO PUEDE CONSEGUIR, NO LO DUDE.

- LAS SOLUCIONES SON FACILES, VUELVA ATRÁS SI DEJÓ UNA RESPUESTA EN BLANCO E INTENTE HACERLO.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN

Estudio sobre la inteligencia

NIVEL: 20

Tiempo un minuto.

Escriba las respuestas en una hoja en blanco.

1. Continue esta secuncia lógica: 25 puntos.

L M M ___ ___ ___ ___

2. Corriga esta fórmula aplicando solo un trazo: 25 puntos.

5 + 5 + 5 = 550

3. Por favor, escriba cualquier cosa. 25 puntos.

_________________________________________

4. Dibuje un rectángulo con tres líneas: 25 puntos.

Ánimo, el tiempo empieza ya.

Juan Lucas.

P. D.

POR FAVOR DÉJENME LA PUNTUACIÓN OBTENIDA SIN NINGÚN TEMOR.

JAA, JAA, JAAA.

domingo, junio 10, 2007

En el jardín de mi vida.

Érase que se era, hace mucho, pero que muchísimo tiempo en un lejano país, que en medio de un pedregal entre hierbas nació una hermosa y linda flor.
Nadie supo jamás como consiguió crecer, como consiguió ser una señal de alegría, de vida, de esperanza en medio de tanta tristeza, de tanta pena como habitaba en aquel pedregal.
Un día, una joven que iba de camino a la iglesia, miró tan hermosa flor y quedó prendada de ella y se dijo:
- No es digno de tanta belleza el estar rodeada de piedras, de feas hierbas con espinas, de respirar el polvo de este camino.
Así que la cortó. La metió en un jarrón con agua y la dejó en la mas bellas de las habitaciones de su casa... un semana después la flor había muerto.
Casi por el mismo tiempo, en otro país lejano también, muy, muy lejano, tan lejano como el anterior, un hombre observaba un prodigio. Observaba como una hermosa flor habia nacido sin saber nadie como, en medio montones de piedras.
- ¡Increible! Se dijo que tanta hermosura halla nacido entre tanta maldad, entre rocas cortantes y sin valor.
Tanta belleza, tanta hermosura pensó, es mejor no tocarla, no mirarla, para de esta manera no matarla. Decidió pues dejar la flor tapada de la vista de los demas caminantes y contento de tener para él solo tanta belleza regreso a su hogar.
Más un día, una terrible tempestad, descargó tan gran cantidad de lluvia, de viento, que arrastró el pedregal hasta el arroyo más cercano y la flor murió.
En un país cercano a este ocurrió también un hecho prodigioso, igual que en los anteriores. Más esta vez la flor fue vista por una niña. La niña, al observar tan bella flor, la más hermosa que en su vida había visto, la mas tierna, la mas atractiva de todas las flores, decidió volver todos los días al pedregal.
Y así, cada día, saliéndos del camino se metía entre las piedras y regaba a aquella hermosa flor, le traía tierra para que a su alrededor nacieran nuevas florecillas, la podaba y pasado algunos meses le hizo a su alrededor un arriate y le puso abono... al tiempo de esto, donde había tan solo una hermosa flor y piedras, surgió un maravilloso jardín.

Y como no siempre las distancias, ni el tiempo me permiten cultivar las amistades como me gustaría.... espero y deseo que este breve cuento, sea como el agua, como la poda, como el abono que la chiquilla prestó a la florecilla, y que de esto modo la amistad, el amor, el cariño sin límite que profeso a todas mis amigas, a todas las que al igual que la niña salen cada día del camino, para llegar hasta este "mi pedregal" y ver como me encuentro, les dedico este cortito, breve e inclusive infantil cuento, para de esta manera nuestra amistad, esa amistad que ha ido surgiendo y brotando con el paso de los días, no muera nunca por falta de cuidado, de atención, de mis atenciones.


Con mi cariño especial para las flores:

- Ana r. -Azul Caleidoscopio - Blue Cat - Calma. - Cieloazzul.- Dinia.- Ena.

- Laly - Historia - Leyla.- Magda - Marcela.- Margarita - María Inés.- Galadriel.

- Ontokita. - Peregrina. - Titi. - Topacio. - Trini.... y todas las que habéis pasado algún día por mi "antiguo pedregal" hoy convertido en vergel gracias a vosotras.


GRACIAS A TODAS, A TODAS POR EXISTIR EN EL JARDÍN DE MI VIDA.


Juan Lucas.

viernes, junio 08, 2007

Meme.

Mi amiga Galadriel_m mujerypersona.blogspot.com/ me invitó hace bastantes días ya, dicha sea la verdad, a participar en un juego.

Hasta hoy no entré en mi página y por lo tanto no he podido saber de dicha invitación, que ahora, aunque quizás algo tarde acepto con mucho gusto.
Las reglas del juego son las siguientes:

- Cada jugador comienza con un listado de 8 cosas sobre sí mismo.
- Tiene que escribir en su blog esas ocho cosas, junto con las reglas del juego.

- Tienen que seleccionar a 8 personas más para invitar a jugar, y anotar sus blogs/nombres.

- Hay que dejar un comentario en sus blogs avisándoles de que han sido invitadas a participar, refiriendo al post de tu blog: "El Juego".

Y estas son algunas de las cosas que me gustan o hago a menudo:

1. Me fascina mirar cómo se apagan los montes en el atardecer.

2. Tenderme sobre la arena de la playa y, contemplar las estrellas, eso sí, sin contarlas.

3. Reconocer que en una biblioteca se encierra el universo.

4. No ver televisión.

5. Compartir la amistad y las palabras hasta que el alba vence.

6. Releer esos libros que escribieron la vida en nuestra vida.

7. Dosificar la prensa y huir de ese pecado del ocioso: resolver crucigamas.

8. Convenir, bajo el reloj del sol, que el tiempo es un chantaje y no caer por tanto en la tentación de la urgencia.

Ana r.
http://elespaciodeunlatido.blogspot.com/
Blue Cat.
http://loesencial-esinvisible.blogspot.com/
Dinia.
http://huetares.blogspot.com/
Ena .
http://lacalledelpensamiento.blogspot.com/
Laly
http://mariposas-de-madera.blogspot.com/
Historia.
http://yaquiestoyotravez.blogspot.com/
María Inés.
http://metaforaludica.blogspot.com/
Irma.
http://arimtienezafirosypiedrasenelzapato.blogspot.com/

Juan Lucas.

martes, junio 05, 2007

Cómo te extraño

¡¡Cómo te extraño!!!

Motín de la razón,
soledad sonora.
Cincuenta años, algunos más que yo, cumplírias ahora.

"Jondura" en vena,
cura de hierbabuena,
galope inerte,
patera hundida...

¡Viva la mala vida!
¡Muera la muerte! ¡Muera la muerte!

Del horizonte,
penando vengo hermano,
rezando voy... al Sacromonte,
donde hasta los gitanos, saben quién soy.

Maestro escuela,
duque de las duquelas de la memoria,
pan con tomillo, coñac de carajillo... sin achicoria.

Las "churumbelas" que en la cuna mamaron
por "bulerías" pasan "papelas" de las que te mataron
cuando vivías.

Corazoncito herido en el combate con las entrañas,
qué huerfanito, se ha quedado el tomate, el polo y la caña.

¡Con qué desgana se hacen las gaditanas tirabuzones!
¡Sin tu saeta va la Esperanza a dieta de camarones y de "pescaílla", de boga y de jureles de la mar amarga!!

¡¡Qué pesadilla la silla sin José
la venta Vargas!!
J. Sabina/P. Varona/A. Martínez Ares)


Juan Lucas.

sábado, junio 02, 2007

Si supieras.

Hoy me he sorprendido
escribiendo de ti en pasado...

Era tan delicadamente cándida,
tan blanca era su piel
y tan suave,
tan hermosa su voz
y su mirada...

Luego he llorado
para hacerte presente
hasta que he comprendido
que te he querido tanto
que no te reconozco así,
tan alejada.

Hoy me he sorprendido
escribiendo de ti en pasado...




Y aunque no sé si en el fondo del mar atardece,
si la línea del horizonte
está a lo lejos
o alumbra este pasillo que transito;
aunque no sé si mi corazón
es una joven corza amenazada
o si el perro que ladra
en la acera de enfrente
es el mismo Cervero;
aunque no sé si esperarte de pie
o estar sentando
como un pétalo de hoja recién caído...

sigo yendo al puerto
a mirar la llegada de los barcos
que crecen como hogueras
al oeste de mi corazón,
al oeste... siempre al oeste de mí,
donde tú te encuentras
crujen pies sobre la cubierta
miradas inquietas,
abrazos que me dejan quieto
pues ninguno
es el tuyo, el que tanto anhelo.

Hoy me he sorprendido
escribiendo de ti en pasado...

Y me he dicho:
No la mires,
no mires esa luz,
que en ella está la incognita
que es el lobo
el murciélago,
la nada...

Dejadla dormir, pues,
que fue mi vida,
y que sus ojos llenen mis recuerdos.

Juan Lucas.